Descripción

Uno de los pocos rincones de Els Ports donde el agua es la protagonista. En este se recogen las aguas del barranco del Rincón de la Gralla y del barranco de la Caramella que le da el nombre. Es un marco natural espectacular, donde en el siglo XIX, el ingeniero Carvallo fue el encargado de construir pequeños embalses para trasladar las aguas hasta Tortosa.
El resultado es un recorrido entre pequeñas cascadas y estanques de agua cristalina que son todo un regalo para los sentidos y que no deja a nadie indiferente.