Descripción

Esta experiencia hace un recorrido por las dos orillas del Ebro desde Tortosa hasta Amposta visitando las diferentes torres de vigilancia del Valle, como la Torre de Campredó o la Torre de la Carrova. Los contrastes en el paisaje, la vegetación y los cultivos la hacen una ruta peculiar: nos encontraremos huerta, campos de arroz o cítricos, cerca de algarrobos y olivos.