Descripción

Els Ports de Tortosa–Beseit, unos 800 Km² de fascinación natural, enlazan el sistema Ibérico con la cordillera Prelitoral Catalana y abastan las comarcas del Baix Ebre, el Baix Maestrat, el Matarranya, el Montsià i la Terra Alta.

Caro de 1447 m es la cima más elevada. El parque natural de Els Ports, el más grande de Cataluña después del Cadí-Moixeró, comprende 35.051 ha y abraza a los ocho municipios de la parte catalana, todos certificados con el sello "Natura i muntanya en família". Fue creado por decreto de la Generalitat de Catalunya el 12 de junio del 2001.

La vegetación es muy variada y conviven especies nórdicas y africanas con las mediterráneas. La flora muestra gran cantidad de endemismos. Hay más de 1.300 especies de plantas superiores diferentes y un buen número de formas que solo se encuentran aquí. La reserva natural parcial de los Hayedos del Port, con 867 hectàrees, protege de manera especial las zonas de hayedos, que se encuentran entre las más meridionales de Europa. Entre las rarezas destacan la carnívora Pinguicola Dertosensis.

La cabra hispánica o salvaje es el animal más representativo (unos 6.000 ejemplares) y els Ports de Tortosa-Beseit, la Reserva de Caza más importante en el Estado. Hay también muflones, jabalíes, gatos fieros, corzos, nútrias, ardillas... Por lo que respecta a las aves, destacan diversas especies de águilas pero también el búho real, el azor, los halcones, los buitres, el mirlo azul y el de agua, etc. En los ríos habitan unas quince especies ictiológicas y dentro el macizo estan representadas más del 50% de los reptiles y amfibios presentes en Catalunya.

Els Ports son ideales para la práctica del excursionismo (GR-7, GR-8, GR-171), la espeleología, las vías ferratas y la escalada. La accidentada geografía y la extensión hace que las rutas queden distribuidas por las cinco comarcas. Al Baix Ebre hay que ver: el Caragol, con el monumento a la Capra Hispànica, el Regatxol y la Mola de Catí, de Tortosa; Caro, cova Avellanes y el Ecomuseo del Port, de Roquetes; el Toscà, de Alfara de Carles, y Sant Roc, de Paüls.

Ya en la Terra Alta, pasado Aldover y Xerta, la Fontcalda, en el término de Gandesa, por Prat de Comte; la Franqueta y el Ecomuseo de Horta de Sant Joan y los Estrets d’Arnes. La ruta por la comarca del Matarraña continúa hacia el Parrizal de Beceite y el pantano de Pena que esta última población comparte con Valderrobres. Finalizamos en las rocas del Mas Mut de Pena-roja de Tastavins.

La parte meridional ofrece bellas panorámicas desde el Mas de Barberans, con el Museo de la Pauma. En la Sénia, conocida por su ecomuseo y el campo de aviación, destaca el barranco de la Fou y el del Retaule. Dirección a la Tinença, la ruta se complementa con las fuentes de Sant Pere, la Cova dels Rosegadors, el pantano de Ulldecona, la Pobla de Benifassà con el convento homónimo.