Descripción

En la aljama había edificios con una función específica y de una importancia vital. La panadería, igual que el matadero o la carnicería, era un claro ejemplo.

En el caso de la panadería, al observar los judíos unas reglas para la elaboración del pan - sin levadura – hace que este tipo de pan tenga una gran importancia simbólica en la tradición judía.

La panadería suponía una fuente de ingresos para la ciudad ya que tenían que pagar impuestos por esta actividad a la familia Montcada y a la Orden del Temple.

En la calle d’en Fortó, casi en la esquina con la calle Major de Remolins - una de las principales calles de la ciudad desde la Antigüedad - está documentada la existencia de la panadería, hoy desaparecida.